martes, 15 de septiembre de 2009

SE ACABÓ EL VERANO... EMPIEZA LA TEMPORADA

Se acabó, parece ser que el calor nos abandona (menos mal), y llega un nuevo otoño con las esperadas lluvias, y el frío que tanto me gusta. Ahora llega el momento de comenzar otra nueva temporada en nuestros equipos, sentarse un buen rato delante de nuestro ordenador y planificar la nueva temporada que se nos presenta. A algunos entrenadores esta tarea puede que no le sea muy grata, pero a mí en especial me encanta porque pones al corriente tus ideas de la categoría en la que vas a trabajar y te propones los objetivos que quieres conseguir al final.

Según una definición de mi querido amigo Francisco J. Castejón, Planificar (deportivamente hablando) es una actividad que consiste en organizar y ordenar una serie de actividades sobre la base teórica que soporta la estructura de dicha organización, la cuál va encaminada a conseguir un objetivo determinado. Un par de ideas referentes a esta definición de Castejón, la primera es que ordenar las actividades o ejercicios no significa planificar ya que se tienen que relacionar entre ellas para conseguir (o no) los objetivos que nos proponemos. La segunda idea es que Planificar no es lo mismo que Programar, que para este mismo autor, es el desarrollo de una estructura de trabajo con un fin determinado, es decir, Planificar consiste en la idea de un proyecto a llevar a cabo y la Programación es el desarrollo de ese proyecto.


Creo que ambas definiciones, si las ponemos en práctica de una forma coherente nos ayudarán a desarrollar mejor nuestro trabajo. Es posible que los objetivos y contenidos (incluidos en nuestra planificación) que nos planteemos para nuestro equipo al principio de la temporada (si no conocemos bien a los jugadores), los tengamos que modificar conforme se desarrolle la pre-temporada y seamos conscientes de la calidad técnica y táctica de los jugadores que tenemos. Por todo ello, la planificación y la programación deben ser flexibles y totalmente sujetas a cambios durante casi toda la temporada, no siendo rígidos en los planteamientos iniciales, sobre todo en el Baloncesto de Formación, no olvidamos que educamos deportivamente a jugadores/as por encima de patrones esteriotipados o de nuestros propios intereses dentro de la competición.


En definitiva, en nuestro Baloncesto de Formación creo que tenemos que utilizar la planificación y la programación, con objetivos y contenidos lo más reales posibles, encaminados a la formación deportiva y humana de los/as jugadores/as que tenemos, por encima de intereses ambiciosos u objetivos que, a veces, no son alcanzables.


En otro orden de cosas, hace unos días tuvimos la primera concentración de la Selección Infantil Masculina en Yecla, después del paréntesis veraniego. Primero quiero agradecer al Ayuntamiento de Yecla la cesión de sus instalaciones deportivas y del albergue para poder llevar a cabo esta concentración que ha durado casi tres días, así como del personal del Centro Joven y del Departamento de Deportes por su colaboración en su desarrollo, sin ellos, no hubiera sido posible. Gracias a la F.B.R.M. y a Felipe Coello, su Director Técnico, por incluirla dentro de la programación de trabajo de esta Selección. Gracias a los padres y a los clubes.


Comenzamos el viernes con la recepción de los 21 jugadores asistentes, donde les explicamos el desarrollo de la concentración y enseguida vino el primer entrenamiento que duró dos horas, retomando conceptos que habíamos trabajado antes del verano. El sábado entrenamiento por la mañana y por la tarde (esta vez en la Sala Herratillas) donde se trabajaron conceptos nuevos del desarrollo del juego defensivo y ofensivo aplicados a situaciones reales de juego. Terminamos el domingo por la mañana con un entrenamiento basado en situaciones ofensivas y defensivas aplicadas al juego de 3c3, 4c4 y 5c5 trabajadas los entrenamientos anteriores.



En esta andadura cuento con dos entrenadores que formamos un cuerpo técnico muy compacto, me refiero a José Ángel Mayor, Coordinador de la Red Deportiva Yecla y entrenador de su equipo Junior Femenino y a Josema Castro, entrenador del Junior Femenino del C.B. Capuchinos. Ambos hacen esta tarea mucho más sencilla y enriquecedora con sus aportaciones. Esta concentración nos ha servido para tener un contacto más directo con los jugadores, conocerlos más como personas y que entre ellos también hubiera más relación aparte de la de la cancha. Creo que ha sido una experiencia muy acertada a todos los niveles.
<">

UNA MUESTRA DE MI GUSTO MUSICAL

Loading...